SOLO PARA MENORES DE 40

SOLO PARA MENORES DE 40

 

Michelle Morales Sommelier Profesional

"Me gustaría ser todo de vino
y beberme yo mismo."

Federico García Lorca.

 

Querido lector, si Usted es menor de 40 años y siente afinidad con los temas de la buena mesa, la fiesta con amigos, los asados, las cenas románticas, los paseos, la playa o cualquier ocasión que implique pasarla muy rico, debe leer el resto de este documento.

La razón principal es porque cuando uno es hijo de Venus - y Usted lo es si decidió continuar leyendo -, uno no puede pasar por esta vida sin conocer el maravilloso mundo de esta bebida. Claro, los hijos de Venus no solo bebemos vino, yo sé, tomamos otras cosas deliciosas, pero es que el vino es el rey de las bebidas por varias razones que va descubrir acá.

En primer lugar, quiero hacer referencia a su grado alcohólico. Resulta que para muchos es desconocido este dato, dándose por hecho que carece de la suficiente potencia embriagadora que buscamos cuando decidimos tomar alcohol. Los vinos tienen en su absoluta mayoría más contenido alcohólico que la cerveza, doblándolo en la mayoría de los casos. Mientras que la primera tiene en promedio 6° de alcohol, los segundos pueden alcanzar hasta 16°, cuando hablamos de vinos secos [1]. Así que, si pensaba que con vino no se podía prender rico, ahora ya sabe que sí.

En segundo lugar, me parece clave hablar de un tema difícil y es la preocupación que expresan muchos hombres respecto a la imagen que proyectan al tomar vino. Al parecer se sienten poco rudos y prefieren evitar explorar la gloriosa bebida e inclinarse sistemáticamente por el aguardiente o el whisky, por ejemplo. Este tema, muchachos, es netamente cultural. 

En otros países donde los jóvenes crecen con una botella de vino en la mesa de la casa, no hay lugar a esta errada percepción. Por el contrario, saber de vinos, disfrutarlos y poderlos ordenar con propiedad en un restaurante es sinónimo de cultura general y de mundo, atributos nada despreciables en el entorno de hoy. Señores, de aguardiente saben muchos; whisky toman todos; pero de vinos son pocos los que son capaces de desenvolverse con soltura en el tema.

En tercer lugar, es preciso hablar de las ocasiones del vino. Se tiene en nuestro imaginario que la bebida de Dionisio (el dios del vino) sirve solo para acompañar actos solemnes y aburridos, concepción muy equivocada, toda vez que el vino se puede servir a cualquier hora del día.

Veamos, por la mañana arranca uno con los vinos espumosos: prosecco, champaña o cava por mencionar algunos. Los puede servir directo a la copa o mezclarlos con un toque de jugo de naranja para preparar las famosas mimosas.

A media mañana, o una horita antes del almuerzo, puede pasar a un vino rosado o a una sangría de vino blanco, opciones ambas que hacen las veces de aperitivo y que abren el apetito maravillosamente. Pasado el mediodía, y preferiblemente para acompañar el almuerzo, entran en escena los vinos tintos, dentro de los cuales siempre habrá uno óptimo para acompañar cualquier cosa que haya preparado.
Luego, para cerrar con broche de oro puede ofrecer, después del café, una copa de algún vino encabezado como el Oporto para ayudar a la digestión y quedar de nuevo un poquito entonado.

El resto del día se aconseja descansar, tomar agua, hacer una siesta o salir a caminar, solo con el fin de hacerle hambre a la cena y cargar energías para la fiesta.

En la noche caen bien un par de copas de vino con la comida y para rumbear, nada mejor que las mismas burbujas con las que se despertó. Una fiesta a punta de espumoso es una gran fiesta; puede tomar más y durante más tiempo sin caer inconsciente como suele suceder con los destilados. Además, son muy refrescantes y su bajo contenido de alcohol lo premiará con un guayabo un poco más llevadero.

Mejor dicho, no le dé más vueltas, piérdale el miedo, infórmese aprenda y tome vino; vuélvase tuerto en el reino de los ciegos. Le aseguro muchas miradas de admiración. Además, el vino es bueno para la salud, es vegano, libre de gluten, bajo en azúcar y lleno de antioxidantes para ayudarlo a mantenerse joven y bello por más tiempo. Si no me cree, pregúnteme mi edad.

Abrazos y salud por esos brindis enófilos que les esperan.


[1] Vale anotar que los vinos encabezados, aquellos a los
que se añade alcohol vínico, pueden alcanzar hasta 26°.

Lee más

EL VINO ES UN SENTIMIENTO

EL VINO ES UN SENTIMIENTO

El mundo del vino en Game Of Thrones - Tasted

El mundo del vino en Game Of Thrones

Comentarios

Edgardo peña September 5 2020

Completamente de acuerdo contigo
Pero… por que solo menores de 40?
Acuerdate q una de les premisas es envejecer como el buen vino:
Cada vez mejor ! Ok hay limites pero el tuyo es muy bajo😩

andres September 3 2020

Me encanta!!!

Tu Canasto

Su canasta está actualmente vacía.
Haga clic aquí para continuar comprando .